Alicia Guntiñas Castillo

Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia. Miembro de la SEGO.

Ecografista nivel 3. Miembro de la SESEGO

Cirugía Ginecológica General y Endoscópica (Laparoscopia e Histeroscopia).

Técnicas de Reproducción Asistida: IAC, FIV, ICSI, … Socio de ANACER

Consulta: Instituto de Ginecología y Medicina de la Reproducción (Ordás y Palomo)

Cirugía: Clínica Cemtro (1º Cirujano), Ruber Internacional (2º Cirujano. Ayudante del Dr. Ordás)

 

 


(Ver artículos publicados por Guntiñas People en la coctelera)


VERSIÓN PARA PACIENTES y ESTUDIANTES Última revisión 22 de Julio de 2008

INTRODUCCIÓN A LOS MÉTODOS DE BARRERA

Los métodos de barrera previenen el embarazo mediante una barrera física o química que se aplica sobre el aparato genital masculino o femenino, la cual, bloquea temporalmente la entrada de los espermatozoides en el tracto genital o bien evitan su ascenso más allá del orificio externo del cérvix.

Estos métodos, en la actualidad, han adquirido gran importancia para prevenir las enfermedades de transmisión sexual causadas tanto por virus como por bacterias o protozoos. Además no necesitan receta médica.

La eficacia de los métodos de barrera depende de cómo sean utilizados por los usuarios, por lo que, existe una gran diferencia entre las tasas de fallo "real" y las de "uso perfecto".

Entre sus ventajas se encuentran:

  • Al impedir el contacto del semen con el cérvix, el tracto genital superior y, en algunos casos, con la mucosa vaginal, reducen el riesgo de transmisión de las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual).

· Tienen pocos efectos secundarios (locales).

· No se conocen efectos sistémicos.

Los principales inconvenientes son:

· Su eficacia es menor que la de los métodos hormonales y la del DIU.

· La mayoría de estos métodos debe aplicarse durante o próximo al coito, lo cual, puede influir en el sentimiento sexual.

· Son caros.

Hay diversos tipos de métodos de barrera, en la actualidad los principales son los siguientes:

Físicos: Impiden el acceso de los espermatozoides al cérvix uterino.

· Preservativo masculino.

· Preservativo femenino.

· Diafragma vaginal.

· Capuchón cervical.

· Esponjas vaginales.

· Escudo de Lea (Lea contraceptivum).

Químicos: Inactivan o matan a los espermatozoides.

· Espermicidas (cremas, aerosoles, supositorios, anillos vaginales, gelatinas, films, etc.)

MÉTODOS DE BARRERA FÍSICOS

PRESERVATIVO MASCULINO

Los preservativos masculinos son unas fundas delgadas que se colocan sobre el pene erecto. En su parte superior tienen un reservorio para recoger la eyaculación y en su parte inferior poseen un anillo más grueso que los ajusta a la base del pene para evitar su desplazamiento durante el coito. Impiden que los espermatozoides tengan acceso al aparato reproductivo femenino y los de látex o vinilo impiden que los microorganismos (ETS, VIH) pasen de un miembro de la pareja a otro.

En la actualidad se fabrican de látex, tactylón (posee mayor vida media y resistencia al calor que el látex y sensación parecida al coito sin preservativo), poliuretano (posee mayor resistencia a la luz, al calor y a los lubricantes que el látex y además permite una mayor sensibilidad), elastómero termoplástico (es más eficaz para evitar la transmisión de enfermedades ETS y VIH).

Tiene una cara interna y una externa, sólo pueden desenrollarse por la cara externa. Se están haciendo pruebas con poliuretano reversible que permite desenrollarlos en ambos sentidos.

Preservativo masculino

Se comercializan enrollados en envases individuales y lubricados en su cara externa para facilitar el coito. Pueden llevar incorporados espermicidas para mejorar la eficacia anticonceptiva. Los hay de distintos tamaños, grosores, texturas, colores, olores y sabores.

Eficacia

Depende de la experiencia del usuario. La tasa de fallo teórico está entre el 0,5% y el 3% por mujer y año. En la práctica aumenta al 14%. Es decir, la tasa de eficacia (uso perfecto) está entre el 97% y el 99,5% y la efectividad (uso en la realidad) es de un 86%.

La tasa de rotura o desplazamiento del preservativo en parejas con experiencia se encuentra entre el 1,6% y el 3,6%.

Ventajas:

· Protege de las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual), del VIH (sida) y del VPH (Virus del Papiloma Humano y por lo tanto previene el cáncer de cuello uterino).

· Sólo hay que usarlo cuando se tienen relaciones.

· No actúa a nivel sistémico.

Inconvenientes:

· Puede interferir en la espontaneidad del coito.

· Sólo se puede utilizar una vez.

· Puede romperse y/o deslizarse. En este caso habrá que usar la píldora de emergencia.

· Los de látex pueden producir alergia.

Algunas indicaciones para su uso:

· Antes de usarlo, comprobar su estado y la fecha de caducidad.

· No utilizar elementos cortantes para abrir el envase pues, podría erosionarse.

· Si se desenrolla y se pone con la cara interna hacia el exterior, debe descartarse y usar otro nuevo pues, su parte externa ya habría entrado en contacto con el pene.

· Al ponerlo hay que asegurarse de que no quede aire atrapado en su punta. Para conseguirlo, se dejará un pequeño espacio vacío que se apretará con el dedo índice y el dedo pulgar.

· Si se desea lubricar el preservativo, no se usarán vaselina o lubricantes a base de derivados del petróleo, aceite o grasa vegetal pues, pueden dañar el látex del preservativo. Tampoco se usará saliva pues puede contener gérmenes responsables de ETS. Sólo se usarán geles a partir de agua o cremas espermicidas.

· En cada coito se usará un preservativo nuevo.

· Después de la eyaculación se retirará el pene cuando está todavía en erección, manteniendo el borde del preservativo bien sujeto para evitar la salida de esperma o que el preservativo se pierda en la vagina.

PRESERVATIVO FEMENINO

Los preservativos femeninos son fundas delgadas inicialmente de plástico poliuretano y actualmente de nitrilo con aros de poliuretano en los dos extremos, uno es externo y forma parte del borde (permanece fuera de la vagina para cubrir la vulva) y otro es interno, móvil para facilitar la inserción y fijación del dispositivo. La humedad y temperatura de la vagina hacen que se adhiera fácilmente. Son más resistentes y se rompen menos que los preservativos masculinos de látex. Están prelubricados sin espermicidas. Realizan las mismas funciones que los masculinos.

Preservativo femenino Eficacia

No hay datos precisos sobre su eficacia. Estudios parciales indican que en mujeres que lo usan correctamente la tasa de fallo está entre un 2,6% y un 9,5% (tasa de eficacia entre el 90,5% y el 87,4%). Considerando todos los casos, la tasa de fallos está entre un 15% y un 22% (efectividad entre el 78% y el 85%).

Ventajas:

· Puede colocarse con anterioridad (varias horas) al acto sexual.

· El poliuretano permite la transferencia del calor corporal y el uso de diferentes lubricantes sin riesgo de roturas.

· La sensibilidad del hombre es mejor que con el preservativo masculino.

· Se puede utilizar cualquier tipo de lubricante.

· Al cubrir los genitales externos femeninos da una protección eficaz ante las E.T.S. que producen lesiones en los genitales externos (sobre todo en los casos de condilomas, herpes genital, chancros, etc.).

Inconvenientes:

· En algunas posturas puede moverse o salirse.

· En algunas ocasiones su holgura origina ruidos durante el coito.

· Es caro pero se puede usar varias veces.

Algunas indicaciones para su uso:

· Se comprueba su estado y la fecha de caducidad.

  • Se aprieta el anillo interior desde la parte externa del preservativo y se introduce en la vagina.
  • A continuación se introduce el dedo mediano dentro del preservativo para avanzarlo teniendo cuidado con los posibles objetos cortantes (uñas, anillos...).

· Se comprueba que el aro exterior cubre los genitales externos.

· Si se cambia de postura durante el coito debe sujetarse para evitar su desplazamiento.

· Al retirarlo, se gira el aro externo varias vueltas y se extrae teniendo cuidado de que no se vierta su contenido.

Nota: No se usará nunca un preservativo masculino a la vez que uno femenino. Para aumentar la seguridad anticonceptiva se utilizará un espermicida.

DIAFRAGMA

Es un dispositivo semiesférico formado por un aro metálico flexible con una membrana de látex en forma de cúpula, que se inserta en la vagina y se adapta entre la pared posterior de la vagina (fondo de saco posterior) y la hendidura situada detrás del arco púbico, cubriendo el cuello uterino y la pared anterior de la vagina. Su función es impedir que el semen alcance el cuello uterino. Hay varios tamaños que van desde 55 a 95 mm de diámetro, aumentando cada 5 mm. El tamaño adecuado para una mujer concreta debe establecerlo un ginecólogo mediante una exploración adecuada.

Para elegir la talla se mide la distancia desde el pubis hasta el fondo de saco de Douglas y se restan 2 cm. No obstante, para evitar su desplazamiento durante el coito, debe elegirse el de mayor tamaño que sea tolerado por la mujer que va a usarlo. Después de un parto, de un cambio de peso significativo y de una operación de la pelvis debe hacerse una nueva medida.

La duración de cada diafragma es de seis meses a un año.

El diafragma proporciona cierta protección frente a las enfermedades de transmisión sexual (ETS), por ejemplo, frente a la transmisión del gonococo, las chlamydias o las trichomonas pero no frente al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el VPH o el herpes. Puede provocar irritación y aumentar el riesgo de contraer infecciones urinarias.

Diafragma

Está contraindicado en los siguientes casos:

· Prolapso uterino.

· Cistocele o rectocele importante.

· Historia de choque tóxico.

· Si existe un riesgo elevado de que pueda transmitirse el VIH (sida).

· Si se tienen infecciones urinarias con frecuencia.

· Durante las seis semanas posteriores a un parto.

· Si se tiene alergia al látex o a los espermicidas.

Eficacia

Depende mucho de su correcta utilización y de si se usan o no espermicidas. Si se utiliza correctamente junto con espermicidas la tasa de fallo está entre un 2,4% y un 3%. Si no se cumplen las condiciones anteriores, la tasa de fallo aumenta hasta el 20%.

Algunas indicaciones para su uso:

  • Antes de utilizarlo por primera vez, hay que entrenarse en su colocación y su utilización.
  • Antes de utilizarlo se comprobará, mirándolo a contraluz o llenándolo de agua, si tiene algún poro o rasguño.
  • Se colocará con un máximo de dos horas antes del coito y se ajustará cuidadosamente.
  • Para aumentar la eficacia, se debe aplicar crema espermicida a la parte cóncava y al borde del aro, a continuación se aprieta el disco entre los dedos hasta que adquiera una forma de 8 y se introduce en la vagina con la parte cóncava hacia arriba de forma que cubra el cérvix y la cara anterior de la vagina.
  • Debe permanecer colocado durante al menos seis horas después de las relaciones sexuales y no más de 24 horas.
  • Sólo se pueden utilizar lubricantes acuosos pues, los de base oleosa, como la vaselina, pueden dañar la estructura del látex y provocar desgarros y perforaciones.

· Se retira introduciendo un dedo, enganchando el aro del borde y tirando hacia abajo y hacia afuera.

Después de cada utilización se lava con agua y jabón neutro aclarándolo con sumo cuidado para evitar que queden restos de jabón y pueda deteriorarse el caucho. Se seca y se guarda con un talco especial en un lugar fresco, seco y protegido de la luz.

Colocación del diafragma

Capuchón cervical

Es un dispositivo de látex que tiene la forma de un dedal. Se introduce dentro de la vagina de manera que se adapte y cubra el cuello uterino. Posee un borde que se adapta a los fondos de saco vaginales y una aleta circundante que se adhieren fuertemente a la pared vaginal. Se fabrica en medidas de 22, 24, 25, 28, 31 y 32 mm de diámetro interior.

El ginecólogo determinará aproximadamente el ancho del cérvix y probará dispositivos de diferentes tamaños hasta encontrar uno que provoque un vacío parcial para sujetar el capuchón. Después de un parto o aborto hay que reajustar las medidas.

Es difícil de colocar. Se mantiene en su sitio por succión. Después de cada coito no se retirará de su sitio hasta que pasen al menos 8 horas. Es conveniente utilizar espermicidas.

Ofrece una protección limitada contra infecciones de transmisión sexual.

Está contraindicado en caso de cervicitis crónica y desgarro cervical.

Capuchón cervical

Eficacia

Se han realizado pocos estudios y los realizados no poseen un rigor científico suficiente.

La tasa de fallo es parecida a la del diafragma, en torno al 20% en el caso real (80% de efectividad). Sin embargo, puede ser más eficaz en nulíparas (mujeres que nunca han dado a luz) con una tasa de fallo real entre el 9% y el 16% (efectividad entre el 84% y el 91%) que en multíparas con una tasa de fallo real entre el 26% y el 32% (efectividad entre el 68% y el 74%).

 

Algunas indicaciones para su uso:

· Antes de usarlo se comprobará al trasluz o llenándolo de agua si tiene algún poro o rasguño.

· Se rellenará la tercera parte o la mitad de la cavidad del capuchón con espermicida.

· Se aprieta con los dedos el borde del capuchón y se introduce hasta donde se llegue. A continuación se empuja hasta que se adapte al cérvix y se comprueba que lo cubre completamente. Se tira ligeramente del capuchón para comprobar que se ha hecho el vacío.

· Después del coito, no se retirará hasta que pasen, al menos, 8 horas. Se presionará con un dedo el borde del capuchón para quitar el vacío y luego se tira hacia afuera. Si no se llega, ponerse en cuclillas.

· Para evitar olores desagradables e infecciones no se mantendrá colocado más de 24 horas.

· Después de usarlo, se lava con agua y jabón neutro, se seca cuidadosamente para evitar restos de jabón y se guarda con un talco especial en un lugar seco que no le de la luz del sol.

ESPONJAS VAGINALES

Son esponjas fabricadas con poliuretano que contienen aproximadamente 1 gramo del espermicida nonoxynol-9. Tienen forma de disco con un diámetro de 7 cm. y 2,5 cm. de grosor. Una de las caras es cóncava para fijarse en el cuello del útero y evitar que se mueva. Por la otra cara tiene un asa que permite extraerla. Su función consiste en tapar el cérvix, liberar espermicida y absorber el producto de la eyaculación con los espermatozoides.

La protección frente a las enfermedades de transmisión sexual es parecida a la del diafragma.

Tienen el inconveniente de que se pueden desplazar del sitio correcto y los espermicidas pueden producir irritación y prurito. Su utilización es escasa.

 

Esponja vaginal

Eficacia

Son más eficaces que el capuchón cervical pero menos que el diafragma con espermicida. La tasa de fallo varía entre el 4% (mujeres sin un parto anterior y uso correcto) y el 21% (mujeres multíperas y uso incorrecto).

Algunas indicaciones para su uso:

· Antes de colocarla, se limpian bien las manos, se humedece la esponja en agua para activar el espermicida y luego se escurre para eliminar el exceso de agua.

· Se introduce en la vagina hasta que toque el cérvix, con su parte cóncava hacia arriba y el asa de extracción hacia abajo para facilitar su extracción.

· Se puede colocar en cualquier momento anterior al coito y puede permanecer dentro de la vagina hasta 24 horas.

· Después del coito se mantendrá colocada un mínimo de 6 horas.

· Es de un solo uso pero, durante las 24 horas útiles se pueden realizar varios coitos sin necesidad de añadir espermicida.

· Al retirarla hay que comprobar que está entera. Si está rota, hay que quitar todos los trozos del interior de la vagina.

ESCUDO DE LEA (Lea contraceptivum)

Es un dispositivo de silicona, en forma de copa, que se inserta en la vagina cubriendo el cérvix. Tiene una válvula que permite el drenaje de secreciones cervicales y del flujo menstrual. Tiene un asa en forma de U para su extracción. Se comercializa en un único tamaño. Es reutilizable.

Es de reciente aparición (año 2002) por lo que, no existen datos fiables sobre su eficacia.

Puede producir dolor o molestias (7%) y puede favorecer el desarrollo de infecciones en el tracto urinario. En consecuencia está contraindicado si se tienen infecciones o heridas vaginales o en el cérvix.